ALEMANIA: Pura historia

0
64

Estoy en el aeropuerto de Berlín, esperando a que nos den el “sí” para abordar el avión. Está la escoba en este lugar. Gente en todos lados, sentados hasta en el piso, ya que no da abasto” por todas las personas que esperan su avión.

Hace un rato escuché que un señor (español) hablaba por teléfono y decía que el aeropuerto de Madrid estaba cerrado, que no entraba ni salía ningún vuelo, y él desesperado buscaba otro medio de transporte para llegar Madrid.

Nosotros aquí, ya con 2 horas de retraso el vuelo. El volcán volvió a despertar y está causando caos en Europa otra vez y finalmente nos tocó esperar.

Para aprovechar la espera, escribiré lo que viví en Alemania. Fue muy corta la estadía entre Berlín y Hamburgo, pero muy lindo todo. Viajar cansa mucho, es entretenido y maravilloso, pero agota. Ya deseo estar en mi camita sin mover ni un dedo un día completo.

Berlín nos recibió con lluvia y un frío típico del norte del planeta, Pero la alegría de estar allí lo quitaba todo. Llegamos al hotel sin problemas, muy cerca del centro de la ciudad, muy lindo en un barrio comercial. Berlín es bastante parecido a nuestros precios incluso algunas “gangas” por ahí, como fue encontrar el batidor de café a $2.500, mientras que en Chile está a $7.000. Así que me llevo un batidor de café directo de Alemania.

El transporte público es bueno y a buen precio, €2 o €1,50, (unos $1.200)d ependiendo de qué es lo que recorrerás… hay posibilidad de comprar tickets grupales o por el día entero o para turista, el cual te da posibilidad de visitar cosas más baratas (descuento).

En Berlín conocimos lo típico: El muro, fragmentos de él… exposiciones que lo recuerdan… la puerta o the Gate Brandenburger, que es donde los ciudadanos pasaron de un lado a otro al caer el muro de Berlín, un lugar muy marcado por la historia… el palacio de gobierno… ver cómo está marcado por toda la ciudad con una pequeña “línea” de adoquines, por dónde pasaba el muro.

También vistamos el Memorial del Holocausto, que está en pleno Berlín. Un monumento y museo maravilloso que cuenta las historias personales de cientos de judíos que fueron muertos y otros sobrevivientes del Holocausto. Impactante.

También conocimos sus múltiples parques, mucha gente deportista, y muuuuucho turista.

En Hamburgo fuimos a la exposición de Tutankamón (faraón Egipcio) que está en la ciudad y es muuuy visitada, un éxito total. Impresionante la exposición. Visitamos muchos lugares típicos, la catedral, iglesias protestantes, la arquitectura de la ciudad muy antigua y un paseo por barquito en el río de la ciudad. También muchos parques y gente deportista. Mucha bicicleta en Europa, me ha gustado aquello. Los parques con vegetación muy autóctona, bien cuidada y muchos patos y cisnes.

Para Londres y Hamburgo, existe una creencia “mientras existan cisnes en los lagos de la ciudad, la prosperidad estará en ella”. Por tanto, todos los cuidan. Es fantástico estar en plena ciudad y escaparse a un parque para dar de comer a los patos y cisnes.

Algo impactante: es que en Alemania (también en Roma) está permitido beber alcohol en la vía pública. Lo impactante era ver que en el metro, en las calles todos tomando de la botella, lo que sea, cerveza, vino, champaña… es chocante eso, ya que en nuestro Chilito eso no se ve y mejor que no se vea. El metro era una cantina, muy desagradable.

Seguimos otra hora más en el aeropuerto… la pantallita sigue indicando “please wait”.